La fábula de «Quién te cantará»

Lila Cassen (Najwa Nimri) debe volver a los escenarios porque está casi en la ruina, pero meses antes tiene un accidente y olvida sus canciones, sus gestos… olvida como ser Lila.

No hay más oportunidades. O Lila Cassen vuelve a los escenarios en las fechas programadas o caerá en el más profundo de los vacíos, pero… ¿quién puede enseñar a Lila como volver a ser Lila??

La respuesta se encuentra en Violeta (Eva Llorach), una madre soltera que vive totalmente anulada por su hija (Natalia de Molina) y que, para huir de su horrible vida, por las noches se convierte en Lila Cassen. Lo sabe todo de ella, cada gesto, cada nota, cada tono…

Las dos mujeres se unirán con un solo fin, y en el camino descubrirán de lo que son capaces, para bien o para mal. Descubrirán su peor cara y también lo fuertes que son. Los dos personajes avanzan a la par pero hacia destinos muy diferentes.

La relación entre Violeta y su hija, grandes interpretaciones para mostrarnos una convivencia totalmente tóxica y la crítica hacia el rebaño social, como a veces es más importante encajar que ser uno mismo. Dos formas que nos muestran como se pierde la identidad propia. Esa es la base de la nueva película de Carlos Vermut, que obtuvo 7 nominaciones a los Goya 2019, consiguiendo, y personalmente creo que bien merecido, el de mejor actriz revelación (Eva Llorach).

Una cinta que deja un gusto agridulce por su desenlace final. Lentitud durante casi toda la cinta pero sin dejar que perdamos el interés en la historia, hasta llegar a los minutos finales, que resultan ser como un puñetazo a cámara súper lenta en la boca del estómago…

Mente abierta para disfrutar de esta fábula convertida en película.

Deja un comentario