The Old Man & the Gun, la gran despedida de Redford

No se sabe bien si estamos ante la última película de este gran actor, pero lo que sí sabemos es que, si es así, se irá por la puerta grande.

Hay muchos papeles a destacar en su extensa carrera, pero no solo ha tenido éxito delante de las cámaras, sino que también detrás de ellas; ganando incluso el Óscar a mejor director por “Ordinary People”. Su talento se ha visto destacado por toda la industria a lo largo de su carrera, siendo junto Paul Newman los dos iconos de un Hollywood ya antiguo.

“The Old Man & the Gun” cuenta los últimos años cómo atracador de Forrest Trucker, un ladrón que pasó la mayoría de sus años en la cárcel o intentando salir de ella. Toda la cinta es maravillosa y lentamente va calando en el espectador.

Dirigida por David Lowery, un director que ganó el reconocimiento de la crítica gracias a “A Ghost Story”, y que en esta ocasión tampoco decepciona con una película mucho más convencional, pero no por ello menos profunda. Lowery sabe llevar muy bien el ritmo narrativo, a la vez que le da un estilo de elegancia sutil, casi de una forma metafórica la cinta es exactamente igual que el protagonista.

Hecha casi para fans de Redford, todo el film es un homenaje (e incluso tiene su punto de metáfora) a su cine y a como su carrera (como actor) llega al final por decisión propia.

Es una película fresca y positiva, y al igual que su protagonista, elegante. El estilo del personaje principal va a juego con la trama y la narrativa. No hay grandes momentos de acción y tampoco son necesarios. Cuenta una vida llena de aventuras sin grandes explosiones, ni persecuciones extravagantes, cosa que encaja con todo lo que nos quiere transmitir.

Sissy Spaceck, en el papel de una mujer jubilada que conoce por casualidad a Forrest y entabla una relación con él, es perfecto y la química entre ambos es más que convincente. Su historia se siente muy orgánica y llega a seducir al espectador con mucha naturalidad.

En cuanto al papel de Casey Affleck como detective John Hurt, más de lo mismo, te convence y no lo sientes forzado, no llega a caer mal pesé a ser el “antagonista”, y tampoco es intención de él ni del director hacerlo.

Si la película funciona es por Redford, con otro actor no hubiera dado la misma impresión, y pesé a que hay mucha química entre todos los actores, es él quien lleva el peso de toda la película. Quizá no sea la revelación del año, ni un film a recordar especialmente, pero a todos los fans del veterano actor les gustará despedirse así del protagonista del ya clásico “Dos hombres y un destino”.

Deja un comentario