The Walking Dead y su última oportunidad

La ficción de AMC, The Walking Dead siempre ha sido la joya de la corona de la compañía. Si decimos que ninguna otra serie (exceptuando la mítica Breaking Bad) le ha dado tanta popularidad a la compañía no mentimos. Pero tras la temporada 5 tanto la audiencia, como la calidad fueron bajando sin cesar.

La trama ha evolucionado mucho desde el principio, sus primeras temporadas se centraban en la supervivencia de un grupo y en la exploración de este mundo zombie y todos los riesgos que supone, actualmente la serie se centra en como distintas comunidades deben lidiar con los problemas de hacer “el nuevo mundo” y amenazas que se van presentando.

Aunque la trama no es lo único que ha cambiado. Del elenco que vimos en la primera temporada únicamente quedan dos personajes que aparecen actualmente en la serie, Daryl Dixon y Carol Peletier.

El showrunner tampoco es algo que se haya mantenido durante la serie, y cada capitulo lo dirige alguien diferente. Por eso ni narrativa, ni ritmo, ni guión son parecidos a los de la primera temporada.

Con todo esto presentado de esta forma, se podría decir que The Walking Dead es prácticamente una serie totalmente diferente. Una serie que AMC se empeña en alargar por tal de exprimir bien el fruto.

Pero también tengo que decir, en mi opinión personal, que el tacharla de “mala” es un error demasiado cometido. Sí, The Walking Dead a cambiado lo suficiente como para que dejemos de llamarla por su nombre, incluso nos hemos tenido que despedir de nuestro protagonista. Pero si me pusiera a analizar cada temporada individualmente, no me parece comparable el pésimo nivel que tuvo la temporada siete, con el nivelazo que esta teniendo la temporada 9.

No, TWD no ha muerto. Y sigue teniendo el potencial de una buena serie, la trama debe ser contada de forma diferente, pero sin llegar a la calidad de la temporada 5 puede tener un muy buen nivel. El último capitulo de la mitad de temporada consiguió transmitirme auténtico terror y me hizo recuperara el interés por lo que será el nuevo villano.

En la próxima mitad nos espera conocer a los susurradores, personas que se ponen la piel de los muertos para poder dar caza a sus victimas. Ese argumento en cualquier otro medio sería aplaudido y despertaría el hype de muchos, en TWD por desgracia, se da por “muerto”.

Si la serie consigue mantener una constancia que no logra desde hace algunas temporadas, y consigue desarrollar de forma positiva los nuevos personajes introducidos puede sobrevivir a la bajada de audiencia que esta sufriendo temporada tras temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *