Dolor y Gloria merece representar a España en los Oscar

“Anda que no hay más directores buenos además de Almodóvar”, “Otra vez Almodóvar que pereza”, “¿Pueden dejar de elegir a Pedro para representar a España?” y una infinidad de frases por el estilo han bombardeado las redes sociales tras la noticia de que será “Dolor y Gloria” de Pedro Almodóvar la representante de España en los Oscar.

Es curioso también observar como muchos otros comentarios hablan de la cinta sin siquiera haberla visto o sin siquiera haber visto las otras dos películas con las que competía, y yo también peco de esto, porque reconozco que en su día cometí el error de perderme la cinta de Salvador Simo Busom, y aún queda por estrenar Mientras dure la guerra, pero eso no me va a impedir redactar esta opinión desde lo más sincero de mi corazón cinéfilo.

El cineasta manchego es bien conocido en los premios, ha estado nominado cuatro veces y se ha llevado dos estatuillas, pero eso no debería ser un condicionante para ser nominado, sino la calidad de la película que presenta, y tengo que decir que, para mí, Dolor y Gloria es la mejor película de su filmografía, la más personal y una de las más emocionales.

Quizá es la que se aleja más de su rocambolesca mente, pero es la que más consigue entender a los personajes (por una razón más que obvia), es un ejercicio autobiográfico sin olvidar la poesía y el estilo que lo caracteriza.

Y sí, lo voy a decir. Estamos ante la MEJOR PELÍCULA DEL AÑO, digo esto con muchas cintas pendientes, pero con las suficientes para afirmar que esta viene a ser una de las mejores del año y que no solo puede optar a la estatuilla por mejor película extranjera.

Deja un comentario