Spider-Man: Lejos de casa – Entretenida y bien realizada, pero igual de fallida que “Homecoming”

Mucho se ha hablado de esta secuela, sobre todo después de conocer que (prácticamente) es una secuela directa de “Vengadores: Endgame” (crítica aquí). En esta nueva entrega, se nos propone un viaje de estudios de Peter y sus amigos por toda Europa, con la introducción del nuevo personaje Mysterio.

La verdad es que no esperaba con muchas ganas esta nueva entrega, sobre todo después de la decepción que supuso “Homecoming” (crítica aquí). No obstante, la revisioné hace un tiempo y me gustó más, aunque me sigue pareciendo una entrega fallida.

No obstante, la esperanza de ver una continuación (casi) directa de “Endgame”, la presentación de Mysterio (que me parece fascinante en los cómics), los logrados trailers, y las favorables críticas, me habían subido bastantes las expectativas. De momento parece que va a batir récords de taquilla, y es que le ha venido genial estrenarse pocos meses después de “Endgame”, al igual que ocurrió con (la fallida) “Capitana Marvel” (crítica aquí), que se estrenó antes.

La dirección vuelve a correr a cargo de Jon Watts (cuya experiencia previa en esto de los blockbusters era “Homecoming” y nada más), y la verdad es que las escenas de acción son espectaculares, con unos efectos especiales más que conseguidos, y con unos vuelos con telaraña del personaje increíbles.

Se han aprovechado (al máximo) los escenarios y ciudades que se visitan en la película, como en el caso de Venecia (con una secuencia a pleno día fabulosa), Praga (más de lo mismo, aunque esta nocturna), o el clímax final, en Londres, con secuencias muy bien pensadas.

De hecho, los momentos Mysterio (quien haya visto la película me entenderá), son asombrosos y muy acordes con el cómic. Para un servidor, de lo mejor de la película. También se agradece la fidelidad en los diseños. Por lo tanto, técnicamente, nada que reprocharle a la película.

Luego tenemos el guion. Creo que la decisión de trasladar al personaje fuera de casa (nunca mejor dicho) es tan simpática y original, como errónea, quedándose los resultados un poco en tierra de nadie, ya que he echado bastante de menos Nueva York (ya se echaba de menos la gran ciudad en la primera parte, que optaba por barrios residenciales y otras localizaciones).

Por otro lado, muchos se han quejado de que estamos ante una comedia con pocas escenas de acción, y es cierto. Se abusa demasiado de los amigos de Parker, y hay demasiados gags (algunos funcionan, otros no tanto). Por poner un ejemplo, salen más estos que Nick Fury.

Creo que le viene bien a una película de Spider-Man un tono más cómico y suave, pero es que hay pocas secuencias de acción (aunque estas sean impresionantes), pero no han sabido diversificarlo correctamente, volviendo a sufrir el mal de “Homecoming” (y de muchas cintas de Marvel, por no decir casi todas), por lo que entiendo el cabreo de algunos fans que dicen “este no es mi Spider-Man”, porque son otros tiempos, y no es el de los cómics (y no me refiero a Parker, me refiero al entorno y sus personajes).

Y hablando de escenas de acción, hay una del trailer (que parecía espectacular) que no sale en la película. Si se tiene curiosidad, es la de los mafiosos en el restaurante, que obviamente es al comienzo de la cinta. No le encuentro el sentido a quitarla, pero vale.

Y la película es predecible, ahí lo dejo.

En cuanto a los personajes, Peter Parker sigue siendo genial y se empatiza con él en todo momento. Nick Fury está bastante desdibujado y desaprovechado, aunque Mysterio está a la altura de las circunstancias (pero podría haber dado también un poco más de sí, y tarda en arrancar).

Respecto al reparto, Holland vuelve a demostrar que él es Peter Parker, con una interpretación entrañable y carismática. Es una pena que las dos entregas que ha protagonizado (“Homecoming” y esta) no estén a la altura de su personaje y su actuación, la verdad.

Jake Gyllenhaal está correcto, pero no brillante, como Mysterio, aunque se agradece que se contraten actores de tanto talento y prestigio, y estoy seguro que han seleccionado al bueno de Jake por su papel en “Nightcrawler”. Dicho queda.

Zendaya no me convenció nada en la anterior. En esta su personaje está más agraciado y mejor dibujado (así como mejor interpretado), pero es que han querido hacer una persona antisocial y borde, para que conecte con la juventud rebelde… prefiero a la MJ de verdad, o a la Gwen Stacy de Stone, sinceramente. No entiendo los que la alaban como interés romántico del protagonista cuando todavía no ha demostrado nada.

Mi querido Samuel L. Jackson está demasiado desaprovechado, y no tiene el carisma de ninguna de las otras entregas en las que ha aparecido (con la excepción de “Capitana Marvel”, porque ahí, no era mi Fury). No obstante, se agradece su participación, aunque esté metido con calzador.

Destacar también la genial aportación de Jon Favreau como alivio cómico (suyas son algunas de las escenas más graciosas) y espero que repita como personaje regular en próximas entregas del trepamuros, porque es un personaje entrañable, que necesita más minutos en el universo de Marvel.

Respecto al resto del reparto, todos cumplen, sin más.

En conclusión, estamos ante una película que como blockbuster veraniego cumple con creces, con unas escenas de acción muy bien resueltas (aunque no hubiese estado mal un par más) y diversión para pasar un rato muy entretenido en la sala de cine (nunca aburre, y dura más de dos horas), pero como película de Spider-Man se queda en correcta pero fallida, al no saber explotar correctamente todos sus elementos y centrarse más en los amigos del protagonista. Vamos, lo mismo que le ocurre a su predecesora.

No obstante, es una cinta muy recomendable para pasar el rato, y más si quieres ver una secuela directa de “Endgame” y poder volver a ver al mejor Peter Parker que ha estado en las salas de cine (con permiso del de “Spiderverse”). No es la maravilla que dicen que es, pero deja un buen sabor de boca (a pesar de sus defectos). Ojalá lo borden con la tercera entrega.

Deja un comentario