El secreto de Marrowbone, un intrigante film de fantasmas

Pese a ser uno de mis géneros favoritos, mi cobardía y mi falta de aguante frente al terror me hace ver muy pocas cintas del género, y siempre que lo hago procuro hacerlo acompañado, pero ayer en un auto alarde de valentía, me decidí a visionar “El secreto de Marrowbone”, una producción España y Estados Unidos con el debutante Sergio G. Sánchez en la dirección, y quedé gratamente sorprendido.

Sergio. G. Sánchez ha buscado un espacio en la dirección durante años, en 1996 acabó el guion de su primer largometraje, que quiso dirigir, pero la negativa de varias productoras hizo que finalmente no pudiera hacerlo y se conformó con el crédito de guionista, para ofrecerle a J.A Bayona dirigirla, y finalmente la película fue estrenada en 2007, y sí, se trata de más ni menos que la obra que hizo que todas las miradas se pusieran en Bayona y Sánchez, El Orfanato.

Su debut como director no llegó hasta 2017 con el estreno de El secreto de Marrowbone, una cinta que cuenta con un reparto excelente, entre los que destacan George MacKay, Charlie Heaton y Anya Taylor-Joy. La cinta es un mecanismo muy bien estructurado de terror y de guion, con una narrativa simple, pero efectiva.

La cinta nos presenta una familia de cuatro hermanos, que tras la muerte de su madre se esconden del mundo hasta que el mayor de ellos cumpla 21 y poder tener la custodia legal de sus hermanos pequeños. Pero la casa de los Marrowbone esconde un secreto tras las paredes, que poco a poco iremos descubriendo.

Al igual que el guion del Orfanato que le dio al director el Goya a mejor guion, esta cinta combina la fantasía con la realidad hasta el punto de que el espectador no sabe bien lo que está viendo hasta que se revela el secreto de Marrowbone.

El guion cae en un final tramposo, que hace sentir al espectador estúpido porque esa no es la historia que le estaban contando, es una sensación frustrante, pero que si aprecias ese tipo de guiones, como puede ser El Club de la Lucha, la película te entusiasmará y su final no te decepcionará para nada.

Quizá es de esas cintas que en su reviosinado y al conocer “la sorpresa” pierde, pero en un primer visionado es maravillosa. La técnica con la que se ejecuta es casi perfecta, no dejando ni un cabo suelto y regalando un final redondo que no deja un cabo suelto, aunque no hubiera tenido sentido dejarlos, ya que toda la cinta tiene como objetivo resolver el misterio.

Evidentemente si empezáramos a desmontarla y buscar los fallos que hay en ella los encontraríamos con creces, las incongruencias son algo inevitable en todas las películas y está no se salva, pero si la disfrutamos sin prejuicio y viviéndola como una cinta de terror psicológico no es para nada decepcionante.

Deja un comentario