El sótano de Ma, o el sótano de «bdah»

Tate Taylor nos trae su nueva apuesta de terror “El sótano de Ma” encabezado por Octavia Spencer, y con una propuesta innovadora, aunque parcialmente conservadora. Ma es una mujer solitaria que entabla amistad con un grupo de adolescentes y decide invitarlos a una fiesta en su casa, a partir de ahí su sótano se hace conocido por las grandes fiestas que auguran en él, hasta que poco a poco descubren que Ma es una autentica psicópata por unos hechos ocurridos en su pasado.

Lo primero que cabe destacar es a la gran Octavia Spencer, que si bien nada esta a su favor en la película consigue dar una actuación más que digna e impresionar al espectador. La actriz consigue llevar el ritmo de la película y cuando aparece en ella consigue devorar la pantalla, sin duda el punto fuerte de la cinta.

La cinta no pierde el tiempo en ningún momento y consigue llevar un ritmo en el que el espectador no se aburre y se mantiene enganchado a la pantalla, quizá por entretenimiento puro o por la necesidad de ver como acaba este despropósito. Uno de los grandes problemas de las películas de adolescentes es que no están hechas por adolescentes, y unos guionistas entrados en años creen que su estupidez es tan grande que no se paran a pensar las cosas.

Constantemente los protagonistas actúan como si no tuvieran dos dedos de frente, y pese a que en ciertos momentos un adolescente puede sucumbir a presiones sociales o a la estupidez de la inexperiencia, la exageración que siguen este tipo de películas consigue sacarte de cualquier trama.

La narrativa con la se cuenta el pasado de Ma me pareció de los menos acertada posible, el recurrir a flashbacks durante un momento en el que el personaje tiene la mirada perdida es un recurso simplón que consigue sacarte del paso, pero no conquista a nadie, y más cuando este momento es dividido varias veces y son múltiples las ocasiones en las que los flashbacks destrozan la narrativa.

Pese al gran esfuerzo por darle una intensidad emocional a la película, en ningún momento los guionistas consiguen “hacer diana”, y lo único que logran despertar es curiosidad por unas tramas que no acaban de explotar. Quizá deberían haber buscado darles más fuerzas a las escenas de terror y suspense (que son escasas) y menos buscar el transmitir una empatía fallida por los personajes.

Puede ser que la cinta te sirva para pasar un “buen” rato frente a la gran pantalla, pero no esperes más de lo que muestra el tráiler porque no lo hay.

Deja un comentario