Triple frontera, un tratamiento suave y realista de la acción

Affleck, Isaac, Hunnam, Hedlund y Pascal protagonizan la nueva apuesta de Netflix “Triple Frontera”, una película que ya antes de su estreno fue clasificada como “La nueva Mercenarios”; un gran elenco de tipos duros, acción, dinero y un robo eran el mayor atractivo para los fans del cine de acción. Y personalmente debo decir que para nada soy fan de este género, o al menos a nivel comercial, todas las películas de acción actuales las podríamos definir como irreverentes e inverosímiles, que buscan un entretenimiento a base de grandes explosiones y grandes héroes. Pero para mi sorpresa ese no fue el caso de Triple Frontera.

La película nos habla de 5 ex veteranos militares y amigos, que se reúnen para planificar el robo de 75 millones a uno de los mayores narcotraficantes de toda Sudamérica. Sí, los tópicos de americanos buenos contra sudamericanos malos están presente en la película, pero eso es algo que olvidamos a medida que avanza la trama, por suerte para la cinta y para el espectador.

El género de acción, como ya he dicho antes, suele ser sucio y marcado por unas pautas estándares de las que no se consigue salir, aunque Triple Frontera consigue hacerse un hueco para sacar medio cuerpo fuera. Si bien tenemos personajes llenos de tópicos que ya hemos visto en miles de películas, la forma de tratar la acción es digna de quitarse el sombrero. Las escenas de acción son como deberían ser, un grupo de profesionales militares entrando en la casa de un hombre que solo tiene a hombres armados, que no es poco, pero no lo suficiente para reducir a los veteranos.

Por una razón que se podría resumir en “la avaricia rompe el saco”, sus planes se ven torcidos y deben cruzar la frontera hasta llegar al océano para poder huir, y hasta ese momento la película ofrece un constante desarrollo que te mantiene enganchado, pero a partir de cierto momento que voy a omitir por no ser un “jode finales”, la cinta no consigue mantener el ritmo de forma cien por cien efectiva y va tropezando a la vez que remontando.

Probablemente esta era la gran apuesta de Netflix para esta temporada, y pese a tener nivel, no consigue consagrarse como algo más allá que una película de acción, pese a que el director haga un gran trabajo con el género. Tenemos buenos momentos de tensión, en los que Chandor consigue estirar bien la cinta sin llegar a romperla.

Como es obvio las actuaciones son maravillosas, y Affleck probablemente la mejor de ellas. Pese a que no por todos conseguimos sentir la empatía necesaria, tampoco sentimos que ninguno sea innecesario, y tampoco ninguno llega a ser un incomprensivo durante toda la película. Otro de los puntos fuertes es la figura del no villano, dando a entender que los propios héroes son su peor enemigo, lanzando piedras sobre su propio tejado.

En conclusión, diré que como gran apuesta de Netflix es decepcionante, pero como película de acción no lo llega a ser del todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *