La Academia, cada año más ridícula y absurda

Los Oscar, La Academia o los premios más prestigiosos del cine, son cada año más decepcionantes y ridículos. Así de rotundo quiero empezar esta opinión. Este año los premios quisieron incorporar un premio a película más popular o película del público, un premio que suelen ofrecer otros eventos de cine mucho más pequeños, esta idea fue rechazada por todo el mundo y hace unos días nos pasó factura en las nominaciones.

La idea sonaba loca y absurda, que los premios más prestigiosos del mundo del cine premiaran una película por su popularidad suena realmente ridículo, pero más ridículo es que Bohemian Rhapsody y Black Panther, que, aunque ambas son peliculones a su manera, compitan en la categoría de mejor película contra ROMA de Alfonso Cuarón. Black Panther probablemente no merezca ni la mitad del odio que ha recibido, ya que es objetivamente una buena película, pero recordemos que ha sido estrenada el año de Infinity War, el evento cinematográfico del año. Bohemian Rhapsody es una fiesta y una celebración perfecta para los fans de Queen, pero no esta a la altura de mejor película del año.

En los últimos años La Academia parece que está buscando premiar más a culturas que durante años han sido discriminadas, antes que premiar el buen cine. Get Out el año pasado fue polémica por esto, pero en mi humilde opinión no es comparable el nivel de esa película con el de Black Panther. La cinta del 2017 ofrecía buenos guiones, excelentes actuaciones, una historia perturbadora y una dirección excelente, en cambio la cinta de superhéroes nos ofrece una estética increíble y un mundo extravagante que cumplen y superan las expectativas que teníamos la mayoría.

No contento únicamente con esto, los premios deciden un año más discriminar el género de terror. Este año se ha estrenado una de las películas mas perfectas en cuanto a dirección y actuación del género, Hereditary. Y no ha recibido ni una nominación, entre las que yo le hubiera otorgado mejor guion original, mejor actriz principal (Toni Collette) y porque no, mejor película.

Nunca diré que no haya que introducir movimientos sociales dentro del cine, pero el problema viene cuando se premian esos movimientos en vez de premiar el propio cine. Evidentemente cada colectivo necesita su representación, pero si a nivel artístico no hay nivel no se puede obligar a que llegue esa representación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *