Fahrenheit 451 (2018), insultante a mas no poder

Le proceso una admiración personal a Ray Bradbury, me parece un genio digno de admirar y su novela Fahrenheit 451 me parece una de las mejores novelas de distopía que he leído (siendo yo especial fan de este género). Así que cuando supe que había una película producida por HBO, protagonizada por Michael B. Jordan y por Michael Shannon y nominada al Emmy de 2018 como mejor telefilm, mi curiosidad despertó inmediatamente, y duró hasta que vi 15 minutos de película.

Podría profundizar muchísimo en lo diferente que es la novela de Bradbury y lo insultante que es esta película para él, pero no lo haré. Si buscáis encontrareis mil y una críticas que os hablaran de lo maravilloso del libro y lo diferente que es de la película. Yo por mi parte intentaré hacer un análisis ciñéndome exclusivamente a lo visto en la pequeña pantalla (que ya me es suficiente difícil).

Un universo totalmente desaprovechado. Sí, vemos bomberos quemando libros y criminalizando a los que los tienen, pero no llegamos a entender el porque de eso, y no me refiero a una explicación de porque la cultura es mala, sino a una pizca de profundidad en el universo. solo nos muestran a los bomberos; no nos hablan de gobernantes, ni de guerras, ni de policía. Se ignora totalmente todo lo que no tiene una conexión directa con la cinta y eso resulta en un desastre.

Unos personajes que bien se podrían haber ahorrado. Si bien Jordan es un gran actor, esta es una de esas películas en las que ni siquiera se le ve aparecer, podrían haber puesto a cualquier otro actor mas mediocre y el resultado hubiera sido el mismo. En ningún momento empatizas con el personaje, a pesar de todos los esfuerzos por mostrarte sus traumas y sus motivaciones. En cuanto a Shannon, hace un papel excelente y realmente podría llegar a funcionar como Beatty, si no fuera porque el guion y el argumento no están de su lado. Después tenemos a Sofia Boutella haciendo de Clarisse McClellan, el personaje que mas me gustó del libro, y el que menos te atrapa en toda la película. En libro es el desencadenante de las acciones de Montag, en la película es “la chica”.

Si bien en toda la cinta hay un par de conceptos interesantes como el streamming o el Omnis, no se logran desarrollar del todo bien. Al final del libro Bradbury hace una mención a como se retransmiten algunas de las acciones de los cuerpos de seguridad en directo. La película explota un poco más esa idea y la incorpora durante todas las intervenciones de los bomberos, cosa que parece interesante, pero no logra sacarle ningún provecho mas que intentar introducir al espectador en un mundo que no tienen interés en mostrar. El Omnis, acaba siendo mas de lo mismo, es una buena idea (si quieres hacer una película estilo Hollywood y olvidarte completamente de la profundidad del libro), pero tampoco llega a estar lo suficientemente bien desarrollada como para satisfacer al espectador.

En conclusión, leer el libro te puede hacer recordar esta historia como una de las aventuras más increíbles que has visto. Ver la película puede hacer que odies profundamente HBO y todos los integrantes de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *